Antes de irnos a la discoteca nos dieron ganas de tener un poco de sexo

Descripción

Una amiga me dijo que fuera a su casa para ir a la discoteca, los planes eran como los de todos los viernes, estar en nuestro lugar favorito, tener una buena mesa y pedir un par de botellas, llegué a su casa y ella estaba saliendo de la ducha, verla en toalla me ponía algo arrecho y ella sabía que tenía mis ojos sobre su cuerpo, mientras yo estaba sentado en la cama me dijo que tenía muchas ganas de coger, aprovechando la situación y que yo estaba arrecho se quitó esa toalla y yo me quité la ropa, le empezamos a dar duro al sexo, esa puchita rosada la tenía muy caliente, sabíamos que al salir de la discoteca ibamos a terminar con el ese rapidín.