Chica de servicio a la habitación me chupó la verga

Descripción

Ahora sí que puedo decir que viajar solo no es para nada malo, al contrario uno conoce gente nueva y hace buenas amistades, como esta chica de servicio a la habitación que  me atendió muy bien durante mi estancia en Guayaquil, la guambrita era preciosa pero con una mirada que alertaba sobre sus intenciones y que por dentro se moría por cojer, mi última noche en ese hotel cuando le tocó pasar a recoger las sábanas sucias le dije que se quede un momento y antes que su supervisor la llamara nos metimos al baño y me chupó la verga, fue un oral rápido pero espléndido, se tragó mi leche… me quedé enamorado pero tuve que regresarme a mi ciudad en Cuenca. La extraño.