Cuando las ganas pueden mas que el hambre, terminamos en mi cama desnudos y con mi pene dentro de su vagina mojada

Descripción

Mi novia y yo estábamos muy pero que muy arrechos y nos fuimos a matar las ganas una noche en mi casa después de cenar. Resulta que ni cenamos y pasamos directamente a mi cama donde ella me arrancó la ropa y empezó a darme un muy buen pete, hasta jugaba con mis bolas mientras ella se masturbaba, luego abrió sus piernas para yo poder meterle mi enorme trola por su caliente y mojada chepa hasta que no aguante mas y se la deje toda llena de leche.