En lugar de vigilar la playa, la salvavida me hizo una mamada

Descripción

Pero debo ser justo, la rubia estaba en su día libre y esa tarde no había bañistas en la playa, por cierto fue en una playa de California donde estuve de viaje unos meses, ella me llevó a pasear y conocer su lugar de trabajo o más bien donde hace esta loable labor, pero estábamos solos y nos excitamos mucho y no quisimos desperdiciar la oportunidad, empezamos a tocarnos y sobre todo ella no dejaba de mostrarme las tetas para tocarlas y luego la cosa se puso más fuerte cuando me hizo una buena mamada y no paró hasta sacarme la leche.