Estabamos en la alberca pasando un buen rato y de pronto quisimos culiar

Descripción

Era lunes y saliendo de trabajar lo único en lo que pensaba era meterme a la alberca con mi mujer, le dije que si entrabamos después de la comida, que se pusiera su traje de baño y me alcanzara, llegó con una faldita y me sorprendió cuando debajo de ella no había un traje de baño pero si una tanga negra de la que se le veían unos cachetes muy sensuales, me dijo que tenía más ganas de hacer el amor que de meterse a la alberca y yo decidí darle el gusto a la cabrona, se la metí por el culo y sin condón, después me dijo que quería que me viniera en su boca así que me hizo una buena mamada que me dejó hasta bizco.