Gordibuena que conocí por Tinder y yo terminamos en un motel culiando.

Descripción

No podría dejar de culiar con mujeres gorditas, mis amigos eran necios y no entendían que ellas estaban ganando el control del mundo con sus vaginas apretadas, así que no me importaba lo que me dijeran, ella es Sheyla y nos conocimos por Tinder, le gustaban los hombres con una musculatura bastante agradable para sus ojos, no estaba siendo exigente porque a pesar de todo tenía un culo enorme, nos citamos en un bar, ella era de Ambato y vino para Quito solo por nuestro encuentro, claro, era una hora de camino así que valía totalmente la pena, saliendo del bar la pasión nos ganó y no pudimos evitar buscar un motel, ella se movía muy rico y tenía ahí abajo más caliente que el mismo infierno, ese placer sé que no me lo dará cualquier otra mujer.