Hasta la pucha le aplaudía a la cabrona mientras se azotaba sobre mi verga

Descripción

Mi novia se quedó a dormir en mi casa, fuimos al cine como cada domingo y prefirió quedarse conmigo a irse a su departamento, no tuve problema, sabía que al final de la noche terminaríamos teniendo sexo y así fue; yo me había quedado dormido cuando ella me despertó muy caliente y diciendome que quería tener sexo que tenía la pucha muy húmeda de sólo imaginarse mi verga sobre ella, como si hubiera dicho las palabras mágicas se me puso durísima y empezamos a darle bien duro a la pasión, ella no paraba de azotar su cadera sobre mi picha, se sentia bastante bien, se notab que ella estaba más caliente que el infierno.