La mejor cura para la resaca es comerte una buena vagina tras unas copas

Descripción

Anoche para aprovechar el ombligo de la semana mi novia y yo fuimos a un pequeño bar nuevo en la ciudad, decían que se estaba volviendo famoso y quisimos sentir la experiencia, ella se arregló bastante bien como para robar miradas de otros hombres y cuando yo sentía que alguien tenia los ojos sobre ella no podía evitar poner la mano en ese gran culo, probamos diferentes tragos pero yo no quise fallarle a la cerveza y antes de irnos tomé una, ya en casa estabamos algo mareados pero también arrechos, sólo recuerdo que le bajé la tanga y me acerqué a probarle la vagina, le sabía tan bien que desperté sin resaca.