"> La sociedad podrá juzgarme pero lo gozado nadie me lo quita

La sociedad podrá juzgarme pero lo gozado nadie me lo quita

Descripción

No cabe la menor duda que tener una esposa y una amante es lo mejor que todo hombre puede hacer. El tener a tu esposa en la casa para todo lo que surja en la familia es esencial, pero sin lugar el tener una buena amante que nos consienta cuando estemos cansando es un lujo que todo hombre debería de tener, y sobre todo cuando esa amante es toda una experta en dar de sentones y que su panocha se trague toda la verga. Hace un par de meses que conocí a esta putita y vaya que no le costó nada irse a la cama conmigo a pesar de que sabía que estaba casado y no quería nada serio. Desde entonces no dejamos de coger cada semana.