La vecina y yo nos tomamos unos vinos que nos dejaron tan arrechos que terminamos en la cama

32162 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
Descripción

La vecina y yo nos llevábamos muy bien, ella era una mujer madura divorciada y yo ya era un viejo zorro de plata que no se había casado pero disfrutaba del sexo con la mujer que fuera, así pasó con la vecina, el viernes estuvo en mi casa y nos tomamos unos vinos, tres botellas después la pasión nos ganó y nos llevó a tener sexo, ella estaba tan arrecha que se quitó la ropa bastante rápido, traía una panty de encaje negra que me puso mucho más cachondo de lo que ya estaba, le di tan duro que ella disfrutó de aquel momento y la pasamos bastante bien como adultos maduros, sabía que ella regresaría por otro momento más.