Llamé a mi prepago de confianza para quitarme todo ese estrés laboral.

Descripción

El trabajo se estaba poniendo muy de la verga desde que recibí un acenso pero también tenía más dinero así que me dejé llevar por las bajas pasiones y aprovechando que era quincena me fui con una prepago que conocía, ya había sido su cliente y ella me había dado momentos bastante rico así que quería aprovechar el dinero que tenía y ella vino a mi casa en la noche, le metí tremenda culiada en cuatro, ese culito se sentía muy calientito y sentía que las bolas me iban a explotar por lo rico que esta empujaba las nalgas hacía mi picha, nos la pasamos tan bien que me hizo un descuento después de esa cogida, a eso yo llamo un buen servicio.