Madurita infiel sube la temperatura con su amante que también era un hombre casado

Descripción

Una de mis compañeras del trabajo y yo teníamos algo en común, nuestros matrimonios no estaban funcionando y tras platicar sobre eso en horas de oficina terminamos por encontrarnos el uno al otro espiritualmente, lo que nos dio un buen motivo para estar juntos y dejarnos llevar por la pasión una noche, el marido de ella se fue de copas y yo le dije a mi esposa que saldría a beber con mis amigos, ella me dijo que su marido no volvería en toda la noche y yo le dije a mi esposa que no me esperara, la cama en donde hacía el amor con su marido fue testigo de nuestra lujuria y pasión desenfrenada, yo rezaba porque el marido no se apareciera en medio de nuestro momento de placer.