Mi amiga y yo nos perdimos el respeto cuando se quedó a dormir en mi casa

Descripción

Una amiga se había quedado a dormir en mi casa después de haber salido de la discoteca, ambos estábamos algo borrachos y estar en ese estado nos dejó bastante calientes, de pronto ella se desnudó totalmente y empezó a jugarme la verga, yo no quería, no tenía ganas realmente pero decidí dejarme llevar, ella empezó a tocar de arriba abajo, se sentía tan rico y yo le tocaba esa pucha mojada, estaba muy caliente, tenía los dedos todos pegajosos de haberla estado tocando, de pronto ella me pidió que se la metiera y yo no sabía si hacerlo pero decidí correr el riesgo así que se la metí, ella lo estaba disfrutando totalmente, me dijo que sólo la puntita y casi le meto hasta las bolas.