Mi costilla y yo nos la pasamos todas nuestras vacaciones en el hotel teniendo sexo, le dejo su chepa llena de leche

Descripción

Decidimos irnos de fiesta y después de varias chelas mi esposa ya estaba ebria y empezó a seducirme bailándome muy de cerca y eróticamente, me pasaba su culo por la entrepierna y me decía al oído todo lo que quería que le hiciera sentir, me hizo sentir tan arrecho que no pude aguantar el regreso a casa y pague un hotel en el camino para poder tirármela como quería, ella me hizo sentir satisfecho con sus gemidos y con la forma en que movía su culo para mí.