Mi novia vino a mi casa con unos postres y quedó con hambre de mamarmela

7645 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Una tarde casual mi novia llegó a casa con unos pastelillos que había horneado, estos pastelillos tenían algo de magia de la que ustedes podían imaginar, algo pasa con las feromonas de algunas mujeres que las pone bien arrechas y esto pasó con ella al comer unos cuantos, primero me empezó a jugar la verga y se sentía tan rico que yo decidí no meter las manos, cuando ella ya estaba decidida me despojó de mis pantalones y mis calzoncillos, abrió grande y empezó a mamar como si estuviera frente a un helado, cuando se la metió hasta el fondo de la garganta sentí que me iba a venir en su boca, ella tenía un buen dominio con esa lengua.