Mi tía me llevó por el camino de la perdición sexual

Descripción

Cada que veía a mi tía menear el culo por la casa cuando iba a visitarlos a ella y a mi tío, no podía evitar empezar a lagrimar por el pene y es que la vieja zorra se ponía unas ropas nada decentes y unas blusas sin brasier que dejaban ver sus pezones parados. Cada vez era más difícil resistirme, hasta que un día no pude más y la visite a solas. La encontré como siempre, vestida provocativamente, no llevaba brasier y después me di cuenta que tampoco calzones, así que el momento de empalarla fue de lo mas sencillo, sólo tuve que ponerme el condón y empezar a meter mi verga dentro de ese chocho salivante y hambrienta de verga de joven.