Mi vecina y yo no nos podíamos aguantar las ganas en esta temporada de calor

4 min Sexo Anal
Descripción

Mi vecina y yo nos llevábamos echando un buen tiempo unas miradas a cada lado de la calle que a cualquiera lo harían pensar lo que fuera, sobre todo sexo y no estaba muy equivocado cuando percibía como la vecina me viera como si fuera un helado en temporada de calor, me acerqué a hablarle y tras un buen rato fuera de nuestras casas le dije si no quería ir a ver alguna película conmigo en mi habitación, ella dijo que no, fue más directa y me dijo que quería ir a mi habitación pero a jugar un rato, entonces entramos a mi casa, fuimos hasta la habitación y ahí me bajó los pantalones y me empezó a comer la verga como si fuera un helado en temporada de calor lo que estaba viendo, era buena mamadora la perra.