Mi vieja antes de irme para la oficina me dijo que quería una culiada matutina

Descripción

Ya me estaba preparando para ir a la oficina, estaba bañado y todo cuando mi vieja me detuvo para decirme que tenía ganas de culiar, yo no sabía que hacer porque también estaba un poco arrecho pero no quería llegar tarde al trabajo, un hombre tiene que hacer lo que un hombre tiene que hacer así que decidí darle una buena culiada antes de salir, ella se puso para que yo se la hiciera de misionero, tenía la pucha bien caliente la cabrona, se ve que tenía muchas ganas de coger, me dijo que se lo hiciera más duro, que le chupara las tetas, que quería que la quebrara de mil maneras, cuando terminé ella se volvió a dormir, tan cansada quedó.