Nada me apetecía más que una buena mamada al despertar y ella supo darmela

7426 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Estaba despertando con mi novia a un lado, estábamos desnudos pero no habíamos tenido sexo antes de dormir, simplemente nos acostamos así pero no nos tocamos, aunque ella despertó bastante arrecha y me dijo que tenía hambre, yo estaba listo para darle un buen salami para el desayuno, nos fuimos para la sala y ella empezó a pegarme una buena mamada, como yo esperaba, estaba tan caliente cuando desperté y ver como ella tenía esos labios pegados mientras me pasaba su lengua húmeda, la situación en el desayuno fue tan buena que después de haberme venido en su boca nos dio sueño y nos volvimos a dormir.