"> Para Katerina Kay la verga de su entrenador era un regalo divino

Para Katerina Kay la verga de su entrenador era un regalo divino

Descripción

Katerina Kay está aprovechando el calor del verano para ir al gimnasio y ponerse en forma, en invierno se entumece hasta el culo y da sueñito, además tiene una motivación grande, literalmente grande y dura para ir todos los días a ejercitarse  levantar pesas, su entrenador personal quien le ayudó mucho al principio, pero ella es tan hermosa que al moreno se le puso semiduro el pájaro y esto fue lo que ella quiso aprovechar, no había muchas personas en ese momento y al finalmente ver el pene de su entrenador se excitó, se emocionó tanto que casi llora, no solo la chupó buscando sacar café con leche, le dio su culito, no era el entrenamiento que ella tenía en mente pero qué bien la pasó.