Como perdí mi trabajo, ella terminó por darme una mamada

Descripción

Nos fuimos desde Quito hasta Manta para ver el partido de El Nacional, era un buen pretexto para viajar ese fin de semana, hice la reservación del hotel y me fui junto a mi esposa que también es aficionada pero no siente tanta pasión como yo, al salir del Jocay notó que yo estaba algo decaído, cuando llegamos al hotel no quise salir a cenar y ella pensó en compensarme de la mejor manera, teniendo sexo, se puso su calzoncito más sexy y me hizo un bailecito, luego me tiró a la cama y dejó su cuerpo caer sobre el mío, después de eso hasta había olvidado que mi equipo perdió.