Prepago madura sabe como satisfacer a uno de sus clientes favoritos culiando en su casa

Descripción

Me considero un catador de prepagos, conozco a varias y ya sé las reglas a la hora de culiar con ellas, lo más importante, nunca debes olvidar el condón, no se dejan culiar si no traes uno puesto, esta noche buscando en mi directorio tenía ganas de una madura, Lola, de 42 años, algo robusta pero siempre accesible, llevaba 20 años en el negocio y sabía muy bien cómo tratar al cliente, nosotros casi éramos amantes con todas las veces que habíamos hecho química y no me cobraba un solo dólar, así que la llamé y llegó a mi casa, se sabía la dirección de memoria, cuando entramos a mi habitación de desvistió y sólo se quedó en una tanga que se veía bastante tropical y terminó toda húmeda después de que le metiera mi verga, sabía que volvería a llamar a Lola por ser muy buena con esto.