Que rica mamada recibí por parte de mi flaquita antes de irme a dormir

8095 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…
Descripción

Mi flaca y yo estabamos de vacaciones en Quito, ella quería conocer la ciudad y estuvimos todo el día en la calle, cuando llegó la noche yo no quería hacer nada más que dormir, ella estaba algo arrecha y me dijo que traía unas ganas de hacer algo más, pero yo ya estaba cansado, se ofreció a hacerme una mamada y una buena mamada no se le niega a alguien, así que me bajé los calzoncillos, ella acercó esa boquita húmeda y me la empezó a mamar, pareciera que hubiera recuperado la energía cuando ella pasaba su lengua sobre mi verga, no quería que dejara de hacerlo porque se sentía muy bien, terminamos culiando después.