"> Regresabamos a casa después de cenar y nos dieron ganas de una revolcada

Regresabamos a casa después de cenar y nos dieron ganas de una revolcada

Descripción

Fui a cenar con mi novia, como cada fin de semana, sólo que llevabamos ya un rato sin tener sexo y lo que pasó después de la cena terminó dejandome sorprendido, ella me dijo que tenía muchas ganas de meterse en la cama, que se quedó con ganas del postre y no se podía dormir así, se bajó los pantalones y las pantaletas para que dejara entrar al titán, se puso en cuatro y se preparó para que se la metiera, yo no me resistí, también me bajé los pantalones y los calzoncillos para meterle la verga a cuatro patas, se sentía muy rico como se la metía a la cabrona así que aquella revolcada valió totalmente la pena.