Tras una ducha juntos al llegar a la habitación las ganas del sexo les ganaron

Descripción

Era una tarde bastante cálida en Quito, debo decir que el calor de primavera era más insoportable que en otras temporadas del año a mi parecer, mi novia y yo estábamos acostados en la sala y el calor era bastante molesto, no dejábamos de sudar y le dije que mejor nos diéramos un baño, ella me dijo que esperara y se empezó a quitar la ropa, así que también hice lo mismo, tuvimos sexo en el sofá pero el calor seguía insoportable así que pensamos en ir a la regadera porque sería lo mejor, ya limpios nos metimos a mi habitación, aún húmedos después de la ducha y ella me pidió más sexo, no se lo pude negar y se la metí hasta el fondo.