Una buena culiada antes de irnos a dormir se nos antojó a mi flaca y a mí

Descripción

Hoy me quería dormir temprano, ya tenía mucho sueño y el trabajo me dejó hecho mierda por completo, mi flaca andaba traviesa y yo no quería negarle nada pero en verdad necesitaba dormir, ella me empezó a jugar el amigo y yo no me quejé, se sentía bastante rico, tras todo esto nos quitamos la ropa y el manoseo se puso más intenso, ahí supe que tenía que meterle la verga a la malcríada, ella estaba disfrutandolo, de pronto me dio bastante energía y pude darle más duro a esa puchita que ya estaba bien caliente, esos azotones con la cadera se sentían bastante ricos para ser algo antes de dormirnos.