Una gordita de Quito y yo aplicamos el motelazo para ver que tal se movía

Descripción

Habíamos empezado todo hablando por Facebook, nos conocimos gracias a un grupo de encuentros sexuales y terminamos haciendo una buena amistad, ella vivía en Quito y yo en Montañita; por cosas del destino terminé yendo a Quito para visitar a un amigo, él me hospedó en su casa y aproveché para avisarle a esta chica que estaría en la ciudad un rato, era un poco robusta pero eso no me molestaba, incluso me exitaba mucho; quedamos de vernos para tomar una copa, tras varias ella me dijo que quería culiar pero en su casa no podíamos, así que nos fuimos hacía un motel en donde le hice un anal increíble.